martes, 11 de diciembre de 2012

DÍA 25

Hoy hemos empezado el día con clase de música. En la otra clase, el profesor se quedaba allí con los alumnos, pero en este caso, los chicos se desplazan hasta el aula de música. Para comenzar, el profesor pone una canción de buenos días en el ordenador, los chicos se la saben y la repiten con él. Luego, ha repartido a cada chico un sonajero y ha puesto otra canción para tocar los sonajeros al ritmo de ésta. De forma individual, han trabajado en el ordenador los ritmos y los sonidos fuertes y suaves. Uno de los chicos se lo sabe de memoria y acierta todas las respuestas. Para terminar, les pone una canción de relajación.

El profesor me ha comentado que al principio de curso era imposible que uno de los chicos entrara en el aula de música, se tumbaba en la colchoneta y empezaba a gritar y a llorar. Es algo muy curioso porque a éste niño le encanta la música tanto, que le sobrepasa y tiene una reacción negativa hacia ésta. Han conseguido, poco a poco, eliminar esa reacción y el niño ya entra en clase y se ve que le gusta y disfruta mucho.
A segunda hora hemos vuelto a la clase y los chicos han hecho unas fichas, algunas de letras y otras de números. La tutora se pone con tres chicos y yo con otros tres para ayudarles, repasarles y corregirles la tarea. El principal problema de los alumnos de esta clase es la falta de atención. Al terminar la ficha se han comido el bocadillo y han salido al recreo. El alumno más pequeño de la clase tiene el recreo en el arenero y el resto van al merendero y a las pistas con los demás grupos de segundo ciclo de E.B.O y de Transición a la Vida Adulta.

Después del recreo hemos ido a la sala de usos múltiples para volver a ensayar la actuación de navidad. Hoy ha sido un ensayo general con todas las tutorías de segundo ciclo de E.B.O para prepararlo conjuntamente, medir los tiempos de actuación de cada grupo y la duración total de ésta.
Como nos sobraba un poco de tiempo antes de ir a comer, hemos vuelto al aula y hemos jugado un poco al comecocos. Después se han lavado las manos y nos hemos ido al comedor. Los chicos comen muy bien, les gusta toda la comida que preparan y se lo terminan todo.  Algunas veces se les corrige la forma de coger los cubiertos.

Después de comer, se han lavado los dientes y se han puesto los abrigos y las mochilas para ir a la entrada del cole donde los recogen los ayudantes del transporte escolar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada